Las termas de san Casciano que reescriben la historia del arte antiguo, desvelan otro hallazgo impresionante

Las termas de san Casciano que reescriben la historia del arte antiguo, desvelan otro hallazgo impresionante

En el yacimiento de las antiguas termas de San Casciano, en la provincia de Siena, Italia, se ha llevado a cabo una excavación que ha revelado un descubrimiento arqueológico extraordinario. Tras el asombroso hallazgo del año pasado, que incluía un conjunto de 24 estatuas de bronce etruscas y romanas datadas entre los siglos II a.C. y I d.C., la reciente excavación ha desenterrado una estatua de mármol de casi dos metros que representa al dios Apolo joven con un lagarto.

Esta escultura fragmentada es una copia de un original en bronce del destacado escultor griego Praxíteles, y aunque algunos fragmentos, como los brazos y partes de la cabeza, aún no han sido recuperados, la pieza conservada proporciona una visión única. Junto a la estatua de Apolo, se encontró una ofrenda de piedra con una inscripción bilingüe y numerosos pequeños objetos de bronce, terracota y cristal.

El Ministerio de Cultura italiano describe el hallazgo como «extraordinario», y destaca que abre nuevas perspectivas sobre la vida diaria en el santuario y la relación del dios Apolo con la atención médica. La estatua fue encontrada en una zona del yacimiento donde se creía que existía un pequeño edificio sagrado, que resultó ser un gran templo con un pórtico adornado con cuatro columnas y una vasija central parcialmente cubierta por un podio con grandes estatuas, sugiriendo que una de ellas podría ser la del dios joven.


El profesor Jacopo Tabolli, líder del equipo arqueológico de la Universidad para Extranjeros de Siena, destaca la importancia sagrada atribuida al agua caliente de la fuente en continuidad con el culto etrusco, considerándola una divinidad que brota de la tierra. Además, señala que la estatua de Apolo fue deliberadamente fragmentada y arrojada al sitio en el siglo V d.C., al cierre definitivo del lugar.

Las excavaciones en San Casciano han revelado no solo la riqueza arquitectónica del santuario, sino también ofrendas y objetos que datan desde el siglo III a.C. hasta el siglo V d.C. cuando, en la era cristiana, el lugar fue clausurado y sellado con enormes columnas de piedra. Este último hallazgo enriquece la comprensión de la historia de las termas, ofreciendo nuevas maravillas que subrayan la importancia de este sitio histórico en la Toscana.

Más para ti