La excavación arqueológica de Sayre produjo el descubrimiento de un antiguo cráneo enorme con Cuernos

La excavación arqueológica de Sayre produjo el descubrimiento de un antiguo cráneo enorme con Cuernos

En la década de 1880, una excavación arqueológica en Sayre, Pensilvania, reveló un misterioso cráneo gigante adornado con lo que se describen como «cuernos». Este descubrimiento único desafía las nociones convencionales sobre la anatomía humana y las prácticas culturales. Varios cráneos similares, pertenecientes a esqueletos de al menos 2,1 metros de altura, fueron encontrados en túmulos funerarios. Realizado por científicos, incluidos profesores y un miembro de la iglesia presbiteriana, el hallazgo ha desconcertado a la comunidad científica durante más de un siglo.

En la expedición, liderada por A.B. Skinner y W.K. Moorehead, los investigadores descubrieron tres esqueletos masculinos en la región de Sayre. Estos esqueletos, datados alrededor del año 1200 d.C., destacaron por su inusual altura, superando los dos metros. Sin embargo, lo más intrigante fueron los cuernos que sobresalían de sus cabezas, una característica anatómica excepcional.

Los cráneos fueron enviados al Museo de Investigación Estadounidense en Filadelfia para un análisis más detenido. A pesar de la certeza de la existencia de los cuernos, los informes oficiales de la excavación no mencionaron este detalle asombroso. Los expertos del museo reflexionaron sobre los restos durante meses, pero se alega que los cráneos se extraviaron o fueron robados, contribuyendo a la enigmática naturaleza del descubrimiento.


Este hallazgo desafía las comprensiones tradicionales de la historia humana y plantea preguntas sobre las prácticas culturales y las creencias de una civilización antigua. La falta de información detallada en los informes oficiales y la desaparición posterior de los cráneos solo añaden un velo de misterio a este enigma arqueológico, que permanece sin resolver y continuará capturando la imaginación de aquellos interesados en los límites de nuestro pasado ancestral.

Más para ti